¿Qué es una plataforma como servicio (PaaS)?

Una plataforma como servicio (PaaS) es un modelo de computación en la nube que admite el desarrollo, la prueba, el despliegue y la gestión de aplicaciones web.

El panorama de TI empresarial actual es complejo. Para proporcionar a los usuarios internos y externos soluciones de TI fiables se necesitan recursos informáticos, hardware y software exhaustivos, que, en muchas ocasiones, las empresas no pueden permitirse tener en sus instalaciones locales. La computación en la nube representa una solución, ya que al arrendar servicios y soluciones de TI a través de proveedores externos, las empresas pueden disfrutar de las ventajas de la computación avanzada sin tener que construir y mantener la infraestructura para ello.

Junto con la infraestructura como servicio (IaaS) y el software como servicio (SaaS), la plataforma como servicio (PaaS) es uno de los tres modelos principales de computación en la nube.

Los diferentes modelos de computación en la nube se definen según la aportación de cada uno de ellos. Diseñados para respaldar y mejorar las capacidades de TI de una empresa, se puede considerar que cada modelo proporciona un nivel de servicio diferente. IaaS proporciona el soporte y los recursos más limitados, mientras que SaaS proporciona un conjunto de servicios mucho más completo. PaaS es la opción intermedia. Los diferentes modelos computacionales también cumplen con los diferentes requisitos empresariales.

A continuación, analizamos cada opción en más detalle, incluida la opción de no utilizar la computación en la nube:

¿Cuáles son las diferencias entre IaaS, PaaS y SaaS?

En las instalaciones

La computación en las instalaciones (también denominada computación interna) es un enfoque de la infraestructura de TI en el que el individuo o la empresa asume la responsabilidad total de todo el hardware y el software, incluida la financiación, la instalación, la gestión, la actualización y la sustitución de cada componente. Además, también es responsabilidad de la empresa gestionar las asignaciones a instancias superiores, las funciones, la configuración, la seguridad y cualquier otro aspecto de TI. No hay ninguna limitación sobre lo que la empresa puede hacer con su propia TI y cuenta en todo momento con un acceso libre a sus propios datos.

La computación interna representa el nivel más alto de responsabilidad y el enfoque más completo de la libertad de datos. También exige una cantidad significativa de tiempo, esfuerzo y costes operativos para poder gestionar eficazmente los diversos aspectos de la infraestructura de TI. La computación en la nube existe para liberar esfuerzos y recursos esenciales, promoviendo que las empresas subcontraten servicios y capacidades clave a proveedores externos sobre un modelo de pago por uso.

IaaS

IaaS (a veces también denominado hardware como servicio) asume una serie de responsabilidades clave para la empresa. Los servicios de infraestructura, como el almacenamiento, la virtualización, los servidores y las redes, se pueden alquilar según sea necesario, y los proveedores cobran a las organizaciones clientes a través de un modelo de pago bajo demanda. El usuario sigue siendo responsable de otros aspectos de la infraestructura de TI, como sistemas operativos, aplicaciones, tiempos de ejecución, middleware y datos. Los clientes pueden ejecutar los sistemas y las aplicaciones que necesitan, mientras el proveedor se encarga del mantenimiento del hardware físico.

PaaS

PaaS aumenta significativamente el número de recursos de TI que pueden externalizarse. Además de lo que ofrece la IaaS, PaaS proporciona soporte para el tiempo de ejecución, el sistema operativo y el middleware. No es una solución completa en la nube; el cliente asume la responsabilidad de sus propios datos y aplicaciones.

El aspecto más beneficioso de PaaS es su capacidad para simplificar los recursos necesarios para codificar, construir y gestionar aplicaciones personalizadas. Los desarrolladores y programadores suelen acudir a soluciones PaaS para acceder a un entorno listo para usar en el desarrollo de aplicaciones. Mediante el uso de componentes de software integrados y sin tener que preocuparse por las actualizaciones o el mantenimiento de hardware, las organizaciones pueden crear marcos de trabajo y desarrollar aplicaciones web personalizadas. Esto reduce significativamente la cantidad de código que los desarrolladores internos deben escribir, lo que les permite administrar su tiempo de manera más eficiente.

SaaS

El modelo de computación en la nube más completo es SaaS, que gestiona todas las partes de la infraestructura de TI. En pocas palabras, SaaS ofrece la aplicación completa al cliente de la nube, asumiendo toda la responsabilidad sobre los datos, el tiempo de ejecución, los sistemas operativos, el middleware, la virtualización, el almacenamiento, los servidores y las redes. El proveedor también gestiona las actualizaciones y el mantenimiento general; el usuario solo debe conectarse a la aplicación mediante un navegador web, un panel o una API.

Como hemos comentado, dependiendo del caso uso, habrá un modelo de computación más adecuado que otro. PaaS es fácil de ejecutar y no hacen falta conocimientos especializados de administración del sistema. Permite el acceso de varios usuarios y es extremadamente escalable. Además, debido a que se basa en la tecnología de la virtualización, no hace falta hacer una gran inversión de hardware en las instalaciones. Por ello, es una solución ideal para satisfacer las necesidades empresariales en diversos escenarios:

Desarrollo de aplicaciones

Probablemente, el caso de uso más reconocido de PaaS es el desarrollo de aplicaciones. PaaS proporciona un marco de trabajo completo que los desarrolladores pueden utilizar para crear aplicaciones en la nube, ya sea para usuarios internos o externos. Por lo general, se presenta como una solución de desarrollo sin código o con poco código, con la que quienes tienen poca o ninguna experiencia en el desarrollo de código pueden crear programas de software eficientes ensamblando componentes prediseñados.

Automatización de procesos

Asimismo, las soluciones de PaaS también favorecen que las organizaciones automaticen procesos empresariales completos. Al utilizar soluciones de PaaS para crear flujos de trabajo digitales eficientes y personalizados según las necesidades de la organización, las empresas pueden automatizar las aprobaciones, las notificaciones y las operaciones de registro, sin tener que desarrollar código en profundidad.

Análisis

Trabajar en una plataforma PaaS significa que las organizaciones logran acceder a una visión más clara y detallada de sus datos. Pueden identificar tendencias, predecir resultados con mayor precisión y obtener perspectivas sobre decisiones importantes del negocio. Las herramientas de análisis incorporadas garantizan la evaluación de todos los datos relevantes, la detección de cuellos de botella y el aprovechamiento de las oportunidades de mejora.

Aunque la definición básica de PaaS es la misma, hay dos tipos diferentes que se deben tener en cuenta.

PaaS pública

La forma más común es la PaaS pública. Esta plataforma proporciona servicios a los clientes que pagan por ello y que acceden a estos servicios, soluciones y herramientas a través de Internet. Al proporcionar middleware y otros recursos, la PaaS pública permite a las empresas crear aplicaciones y procesos sin tener que encargarse de la infraestructura requerida.

PaaS empresarial

Aunque en su esencia, la computación en la nube depende de proveedores externos para acceder a la infraestructura necesaria, la PaaS empresarial adopta un enfoque interno. Mediante el uso de sus propios servidores, redes y middleware para ofrecer herramientas y recursos de aplicaciones, las empresas que utilizan la PaaS empresarial mantienen un control más estricto sobre la seguridad de los datos. Sin embargo, también absorben los costes y las responsabilidades de administrar toda la infraestructura de TI.

Hay varios beneficios claros al usar un modelo de computación en la nube PaaS de terceros. Entre estas ventajas se incluyen las siguientes:

Reducción de costes

El modelo tradicional de computación en la nube de pago por uso puede suponer importantes ahorros de costes para las empresas. En lugar de tener que cubrir todos los gastos asociados con la instalación, el mantenimiento y la administración de servidores en las instalaciones, las empresas solo tienen que pagar por los servicios que necesitan. Además, a medida que las necesidades cambian y la organización crece, PaaS escala fácilmente con ella. De esta forma se liberan costes, tiempo y talento que pueden dedicarse a otras prioridades.

Beneficios de PaaS

Desarrollo más rápido de aplicaciones

Ya sea para satisfacer primero las expectativas de los clientes o para intentar aumentar las capacidades comerciales internas en respuesta a una situación emergente, no hay ninguna desventaja en poder desplegar aplicaciones más rápido. Al encargarse de gran parte del trabajo preliminar del desarrollo de software, resulta posible crear, probar e implementar nuevas aplicaciones y productos en menos tiempo del necesario para las soluciones y herramientas tradicionales in situ.

Integración multiplataforma

Los proveedores de la nube de PaaS dependen de su capacidad para ayudar a las organizaciones a crear aplicaciones accesibles. Como tal, la mayoría de los proveedores incluyen herramientas para desarrollar aplicaciones en todas las plataformas. En lugar de tener que formar y capacitar a equipos de desarrollo para dispositivos móviles, ordenadores de escritorio, tabletas, etc., las empresas pueden crear una única solución de software que luego podrá ejecutarse en cualquier plataforma que el usuario elija.

A pesar de las ventajas que ofrece PaaS, para ciertas empresas puede no ser la opción adecuada para satisfacer sus necesidades. Es importante tener en cuenta las siguientes posibles desventajas de PaaS:

Menor control de la seguridad

La mayoría de los proveedores de la nube comprende que su propio éxito continuo depende de su capacidad de proteger la información confidencial de sus clientes. Sin embargo, la realidad es que cuando una empresa depende de proveedores de la nube, está cediendo parte del control sobre la seguridad de los datos. Las empresas que cuentan con estrictos estándares de seguridad pueden descubrir que algunos proveedores de nube no cumplen con los requisitos. Dicho esto, la mayoría de los proveedores de nube aplica medidas de seguridad más estrictas y eficaces que las que suelen implementar las empresas.

Difícil alineación de la infraestructura

Los servicios en la nube deben poder funcionar de manera eficaz con la infraestructura existente de la organización. Lamentablemente, debido a la existencia de sistemas heredados y a la amplia variedad de diseños de infraestructura de TI sobre los que se puede construir una empresa, la integración en la nube no siempre es sencilla. Realizar los cambios necesarios para facilitar la alineación de la infraestructura puede ser excesivamente costoso.

Tiempo de inactividad inesperado

Los cortes de suministro de energía, los problemas de mantenimiento, los hackeos y otros eventos emergentes pueden interrumpir el acceso a proveedores externos. Las empresas que dependen de estos proveedores tienen poco control sobre el tiempo de inactividad inesperado, pero pueden sufrir las consecuencias mientras sus herramientas esenciales no estén disponibles.

Primeros pasos con Now Platform

Proporciona flujos de trabajo digitales multiempresariales que conecten personas, funciones y sistemas para acelerar la innovación, aumentar la agilidad y mejorar la productividad.