¿Qué son la integración y la entrega continuas?

La CI/CD utiliza la automatización avanzada para impulsar la velocidad en el desarrollo y la entrega de software.

En la mayoría de los casos, desarrollar una aplicación empresarial es una tarea ardua que conlleva bastante tiempo, en parte debido al proceso de desarrollo y entrega de las aplicaciones. Desde la fase conceptual previa al diseño, en la que las aplicaciones pasan de un informe inicial a una estrategia factible, hasta las fases de diseño y desarrollo y las de implementación y soporte, hay muchos pasos y tareas que son necesarios para la entrega final de la aplicación. De hecho, dependiendo de la aplicación y los recursos de desarrollo de la empresa, el desarrollo y la entrega de un software nuevo puede tardar hasta nueve meses o incluso más.

El objetivo de la CI/CD es cambiar todo lo anterior.

La CI/CD es un enfoque de entrega de aplicaciones que integra la automatización en las etapas del desarrollo de las aplicaciones. Las siglas CI/CD significan integración continua/entrega continua o despliegue continuo. Esta metodología surgió a raíz de las prácticas de desarrollo ágiles destinadas a reducir los tiempos de desarrollo de las aplicaciones y aumentar el número de entregas. La CI/CD es un término general que incluye diversos principios y prácticas operativos que posibilitan que los equipos de DevOps puedan implementar cambios de código en las aplicaciones de manera más rápida y sencilla.

En conjunto, la CI/CD genera un sistema en el que los desarrolladores se basan en un grado elevado de automatización y supervisión para mejorar el desarrollo de las aplicaciones.

Gráfico que muestra los elementos de la CICD.

Si se utiliza correctamente y está respaldada por las herramientas adecuadas, la CI/CD es un proceso fiable para lanzar productos de software al mercado rápidamente e implementar nuevas funciones y correcciones de forma frecuente y sencilla. Además de estas ventajas evidentes, la CI/CD proporciona otros beneficios que a menudo pasan desapercibidos y que incluyen los siguientes:

La CI/CD contribuye a crear un equipo atractivo para los desarrolladores

Los desarrolladores de software expertos están cada vez más demandados, lo que significa que las empresas tienen que competir para convencerles de que se unan a su organización. Y aunque ofrecer salarios elevados y prestaciones atractivas es un factor importante, lo que muchos desarrolladores quieren es formar parte de un gran equipo, y, para ello, tienen en cuenta muchas métricas diferentes.

La metodología de trabajo de CI/CD muestra a los candidatos que en tu empresa se hacen esfuerzos por apoyarles en su función y que se les ofrecen las herramientas y los procesos adecuados para fomentar una experiencia de trabajo más positiva y con menos obstáculos en el proceso de desarrollo.

La CI/CD mejora la colaboración

Cuando los equipos son grandes, conseguir que la comunicación y la colaboración sean siempre eficaces es un reto. Esta dificultad se incrementa con la complejidad de la tarea que el equipo está intentando llevar a cabo y, lamentablemente, el desarrollo de software puede ser una tarea muy compleja.

La CI/CD elimina gran parte de esa complejidad, automatizando muchas responsabilidades y dando la posibilidad a los desarrolladores de concentrarse en sus tareas individuales. La integración continua en un repositorio de control de versiones compartido ayuda a garantizar que, a medida que los miembros del equipo realizan sus tareas asignadas, la estructura y la función generales de la aplicación siguen siendo coherentes.

La CI/CD maximiza la fiabilidad, la automatización y la eficiencia

La naturaleza continua de la CI/CD se traduce en más aplicaciones y correcciones de aplicaciones que se entregan más rápido. Esto no significa que la CI/CD proporcione una mayor cantidad a costa de la calidad; de hecho, las herramientas automatizadas prueban constantemente los cambios incorporados al código, lo que garantiza la funcionalidad deseada antes de enviar los cambios a producción o llevar a cabo el despliegue.

Las herramientas de detección de errores y aislamiento identifican las causas principales de cualquier error. Las pruebas de fiabilidad continua se centran en tomar instantáneas del código a medida que se introduce en el sistema. Los defectos no críticos se abordan cuando surgen, lo que reduce el número de tareas pendientes para el equipo. El resultado final es un enfoque automatizado con el que los desarrolladores producen soluciones de software más completas, a un menor coste y en un tiempo reducido.

La integración continua (CI) describe cómo los equipos de desarrollo implementan y prueban regularmente los cambios de código pequeños e incrementales, que después se incluyen en un repositorio de control de versiones compartido. Estos "controles" se verifican a través de una compilación automatizada, de modo que cualquier problema con el código se pueda identificar y resolver rápidamente. Gracias a la CI, los equipos de desarrolladores trabajan simultáneamente en la misma aplicación sin que se generen conflictos.

Estas son algunas de las capacidades y características de la integración continua:

Conmutadores de función (feature flags)

Una ventaja de la integración continua es que los cambios se implementan automáticamente de manera regular. Dicho esto, es posible que no desees que algunos de los cambios sean visibles de forma inmediata para los usuarios, como por ejemplo los cambios incompletos que todavía no están listos para el despliegue.

Los feature flags (también denominados feature toggles, conmutadores de función, controladores de función, etc.) dan la posibilidad a los desarrolladores de controlar el acceso al código. Por ejemplo, pueden utilizar uno de estos controladores de función para marcar qué líneas nuevas de código están listas para pasar a la fase de pruebas. El uso de estos conmutadores para gestionar cambios incompletos contribuye a minimizar el riesgo de reversión.

Pruebas automatizadas fiables

La integración continua está reforzada por las pruebas automatizadas. Al automatizar las pruebas, los desarrolladores pueden realizar cambios de código en fases más tempranas y de forma más habitual, con el fin de incrementar la calidad sin reducir la velocidad del proceso de desarrollo.

Las pruebas automatizadas fiables son una garantía contra los cambios de código que, de ser incorrectos, podrían interrumpir la funcionalidad. Como ventaja adicional, los informes de prueba-cobertura generados automáticamente pueden ayudarte a evaluar las pruebas para una mayor efectividad.

Priorización de la reparación de fallos

El código de las aplicaciones y el software puede ser muy complejo, por lo que no es de extrañar que, a veces, se "rompa". Lo difícil es saber qué fallos tienen una mayor prioridad y cuáles pueden ser relegados a la lista de tareas pendientes para su posterior resolución. Lamentablemente, debido a que la reparación de fallos es reactiva y no preventiva, normalmente no da tiempo a determinar lo anterior.

Las herramientas de CI automatizadas pueden ayudarte a identificar los fallos antes y a determinar automáticamente las soluciones de mayor prioridad para que puedas abordar primero los problemas más críticos.

La entrega continua/despliegue continuo (CD) parte del desarrollo continuo de código y lo implementa automáticamente, ya sea enviándolo a entornos de producción, desarrollo o prueba, o lanzándolo directamente a los usuarios. En otras palabras, los cambios que se realizan en el código se implementan en un entorno en vivo.

Despliegue continuo frente a entrega continua

Antes de seguir, es importante destacar que aunque la CD se utiliza para describir la entrega continua y el despliegue continuo, ambos términos no son sinónimos exactos. A continuación, abordamos las similitudes, diferencias y ventajas de cada uno:

Despliegue continuo
En el despliegue continuo, a medida que los desarrolladores crean y prueban aplicaciones con éxito, y realizan cambios de forma constante, estas aplicaciones y actualizaciones se envían al marco de trabajo de aceptación de usuario (UAT). En el código, se prueban todos los aspectos de la funcionalidad y, si todo sale bien, la versión operativa de la aplicación se envía automáticamente a producción.

Todo esto se produce sin la necesidad de contar con un ciclo de aprobación, lo que significa que los desarrolladores deberán garantizar que sus pruebas son eficaces y fiables. La ventaja es que los equipos pueden implementar varias aplicaciones o actualizaciones en un periodo muy breve y con una intervención manual mínima.

Entrega continua
La entrega continua es similar al despliegue continuo, salvo por el hecho de que, una vez la aplicación se ha validado en UAT, es el equipo de desarrollo el que activa la implementación manualmente. Gracias a ello, los desarrolladores pueden implementar comentarios y correcciones, y lanzar el producto final únicamente cuando estén totalmente seguros de ello. En la entrega continua, es necesario tener en cuenta la revisión manual y los tiempos de despliegue.

Despliegue continuo frente a entrega continua

La entrega continua favorece la entrega de software de un modo más rápido, sostenible y con confianza en el producto final. Pero para ello, es necesario estar familiarizado con los principios fundamentales de la CD. Las siguientes normas te ayudarán a aprovechar al máximo las iniciativas de CD:

Implementaciones pequeñas y frecuentes

Una de las razones por las que la entrega continua suele vincularse con la integración continua es que da la posibilidad de realizar muchos cambios pequeños, de forma continua, sin tener que preocuparse por la calidad de los mismos. En lugar de esperar a implementar varios cambios a la vez y arriesgarse a que uno de ellos dé problemas, lo que obliga a revertir todos los cambios en funcionamiento, se recomienda trabajar con lotes pequeños y continuos respaldados por la CI.

Automatización de tareas repetitivas

En un mundo perfecto, todas las tareas manuales repetitivas serían automatizadas, especialmente las relativas a TI e ingeniería. La CD lleva esta máxima a la acción y emplea la automatización durante todo el proceso. Con ello, se aumenta la sostenibilidad y los desarrolladores pueden centrarse en otros aspectos más complejos, como mejorar y optimizar el proceso en sí.

Mejora continua

La CD es un proceso en curso. Y lo más probable es que, a medida que comiences con ello, observes que hay mucho por mejorar. Mide los resultados, identifica posibles obstáculos y empieza por los más simples. ¿Hay áreas en las que estás dedicando tiempo a realizar tareas manualmente? Automatiza esos procesos. ¿Tu entorno de pruebas es una copia ineficaz de las condiciones reales? Actualízalo con implementaciones y servicios reales. A medida que mejores continuamente, tus implementaciones se volverán más rutinarias.

Responsabilidad compartida

En los modelos tradicionales, los diferentes departamentos se centran únicamente en sus responsabilidades y, a menudo, sus objetivos entran en conflicto. Si haces que la CD sea una responsabilidad compartida de todo el equipo, todos trabajarán para conseguir un proceso de entrega más rápido, fiable y eficaz.

La CI/CD favorece la entrega de código y aplicaciones de un modo más rápido y, prácticamente, sin errores. Por ello, la CI/CD se ha convertido en una parte integral de una serie de métodos, sistemas y herramientas. Uno de estos ejemplos es la integración de la CI/CD en la metodología DevOps de desarrollo y entrega de software.

"DevOps" (una combinación de los términos desarrollo de software y operaciones tecnológicas) describe una práctica en la que las funciones, como TI, desarrollo, seguridad e ingeniería de calidad, se coordinan para elaborar un producto final mejor y ofrecer una experiencia del cliente de más calidad. DevOps se basa parcialmente en la metodología ágil de desarrollo de software y tiene por objetivo acortar el ciclo de vida de desarrollo y ofrecer una entrega continua de software de alta calidad.

La CI/CD es un complemento natural para DevOps. Los procesos de CI/CD favorecen que los desarrolladores puedan insertar cambios más rápidamente y garantizan la estabilidad de la aplicación. Si se implementa correctamente, la CI/CD puede tener un impacto positivo muy notable en algunos KPI de DevOps, como la frecuencia de despliegue, los plazos de entregas de cambios y el tiempo medio de recuperación de incidentes potencialmente dañinos.

Aunque el enfoque de CI/CD puede variar en función de la empresa, los proyectos y las herramientas, el flujo de trabajo típico de CI/CD suele incluir los siguientes pasos:

  1. Construcción del proceso de CI/CD. Aquí deberás incluir las especificaciones de la ejecución de cada paso que los desarrolladores deban tener en cuenta para ofrecer soluciones de software completas. Es probable que un proceso de CI/CD simplificado incluya los pasos para obtener, crear, probar e implementar software.
  2. Automatización del proceso de CI/CD. Conecta el proceso a tus sistemas de control
    de versiones y fuentes. Incorpora el flujo de trabajo para automatizar los pasos del proceso de CI/CD.

Proceso de integración continua y entrega continua (CI/CD)

La CI/CD puede revolucionar la forma en la que desarrollas y actualizas las aplicaciones de software en tu empresa, pero aquí solo hemos hablado de los aspectos más esenciales. Para obtener más información sobre la CI/CD y lo que puedes conseguir con ella, consulta los siguientes recursos:

Capacidades que se expanden con tu empresa

Now Platform incluye competencias centrales que te permiten digitalizar de forma rápida y eficiente los flujos de trabajo y ejecutarlos a escala.