¿Qué es la infraestructura como servicio (IaaS)?

La infraestructura como servicio (IaaS) ofrece capacidades informáticas completas de forma virtual, incluidos servidores, almacenamiento y redes, a través de Internet.

A veces también denominada hardware como servicio, la IaaS es un tipo de computación en la nube en la que las empresas pueden acceder a recursos esenciales de computación, redes y almacenamiento sin tener que comprar, instalar o mantener esos recursos en sus instalaciones. Y es que la mayoría de los proveedores de IaaS ofrecen modelos de pago por uso, mediante los cuales las empresas "alquilan" recursos informáticos a los que pueden acceder desde cualquier conexión segura a Internet.

Al proporcionar servicios de infraestructura instantáneos y fáciles de usar a través de Internet, la IaaS es una solución extremadamente popular en casi todos los sectores. Estas son algunas de las ventajas de optar por la IaaS:

Elimina los gastos de capital y reduce los costes continuos

Los costes de hardware y mantenimiento son un gasto importante para las empresas que dependen de las soluciones locales. La IaaS elimina estos costes y da la posibilidad a los usuarios de pagar únicamente por aquellos recursos que utilizan y por el tiempo que los utilizan.
Ventajas de la IaaS | ServiceNow

Elimina los gastos de capital y reduce los costes continuos

Los costes de hardware y mantenimiento son un gasto importante para las empresas que dependen de las soluciones locales. La IaaS elimina estos costes y da la posibilidad a los usuarios de pagar únicamente por aquellos recursos que utilizan y por el tiempo que los utilizan.

Refuerza la continuidad del negocio

Que el negocio tenga una continuidad eficaz depende, en gran medida, de las tecnologías disponibles. Al asumir las responsabilidades de la infraestructura, los proveedores de la nube también se responsabilizan de garantizar que las tecnologías esenciales están disponibles incluso en situaciones de emergencia o desastres, lo que ofrece una mayor continuidad para los usuarios.

Aumenta la fiabilidad

Cuando una empresa paga a un proveedor de servicios en la nube para acceder a recursos de infraestructura, el proveedor acepta cumplir con ciertos niveles de servicio. Los acuerdos de nivel de servicio (SLA) garantizan que la tecnología empresarial esté disponible y sea fiable, sin que el usuario tenga que mantener servidores, actualizar la seguridad de la red o encontrar resoluciones a problemas relevantes para el hardware. Todas estas tareas son responsabilidad del proveedor de la nube.

Favorece la aceleración del crecimiento

Por lo general, los proveedores de la nube ofrecen servicios a más de una empresa a la vez, lo que significa que deben mantener una gran cantidad de recursos informáticos listos y disponibles para satisfacer las necesidades cambiantes de sus clientes. Si una empresa detecta una mayor o menor demanda, puede ampliar o reducir fácilmente los recursos, pagando solo por lo que utilice.

Puede proporcionar el control de la infraestructura a los desarrolladores

La IaaS a menudo se controla a través de programación, es decir, de código, lo que significa que los desarrolladores pueden utilizar la infraestructura como código (IaC) para definir sus propios requisitos de infraestructura a la hora de implementar su código en entornos de prueba y producción. A este proceso, a veces se le conoce como un "desplazamiento a la izquierda" o hacia una fase anterior en el canal de entrega, pasando de una actividad propia de un perfil de operaciones, a una del equipo de DevOps o de desarrollo.

La IaaS abre la puerta a que las empresas puedan desarrollar sus propias plataformas en una infraestructura remota fiable. Como tal, las aplicaciones de IaaS son casi ilimitadas. A continuación, se detallan tres casos de uso importantes de la IaaS:

Almacenamiento y recuperación ante desastres

Con la IaaS, los usuarios pueden ampliar los recursos para satisfacer sus necesidades de almacenamiento, simplificando la gestión de las copias de seguridad y de los sistemas de recuperación.

Análisis de datos

La IaaS es capaz de combinar de forma eficaz el Big Data con la inteligencia empresarial. Gracias a ello, las empresas pueden obtener conocimientos competitivos de fuentes de datos estructurados y no estructurados (como redes sociales, correos electrónicos e imágenes).

Pruebas y desarrollo

Antes de que se pueda implementar de forma fiable, el software se debe probar y evaluar. La IaaS permite que las empresas escalen su potencia informática y otros recursos de forma rápida y sencilla, gracias a entornos de prueba que se pueden adaptar a las necesidades específicas de sus productos, con el fin de conseguir la máxima rapidez en el despliegue. Los desarrolladores pueden definir la infraestructura como código del mismo modo que escriben funcionalidades en el código.

A diferencia de las soluciones informáticas locales tradicionales en las que una empresa asume la responsabilidad de administrar toda la pila de un extremo a otro (incluido todo el hardware, el software, los sistemas operativos, la virtualización, etc.), la computación en la nube asume todas o algunas de estas responsabilidades y las ofrece como opciones accesibles a través de la nube.

La IaaS es solo una forma de computación en la nube; existen otras como la plataforma como servicio (PaaS) y el software como servicio (SaaS). La distinción entre estos enfoques diferentes del servicio en la nube depende de los elementos de la pila que son responsabilidad del usuario o cliente y de los que son administrados por el proveedor de la nube.

¿Cuáles son las diferencias entre IaaS, PaaS y SaaS?

IaaS

Mientras que contar con una solución local significa que los usuarios finales tienen plena responsabilidad y control sobre sus recursos informáticos, en una solución de IaaS, el proveedor de la nube es quien proporciona la tecnología de infraestructura esencial, incluidos el hardware y los componentes, y asume la responsabilidad de alojar, operar, mantener y actualizar todos los equipos asociados. Con esto, el cliente puede utilizar la infraestructura para desplegar el resto de su pila de aplicaciones.

En la IaaS, los usuarios finales se encargan de las aplicaciones, el middleware, el tiempo de ejecución, las redes virtuales y el sistema operativo, mientras el proveedor de la nube es el responsable de la red física, los servidores y el almacenamiento. Los proveedores de la IaaS también pueden ofrecer servicios adicionales, como equilibrio de carga, seguridad, supervisión y más.

PaaS

La PaaS supone un avance en relación con la IaaS, ya que proporciona a los usuarios finales los recursos, el espacio de almacenamiento y la infraestructura que necesitan para alojar, desarrollar y desplegar aplicaciones orientadas a los consumidores. Al igual que ocurre con las soluciones de IaaS, el proveedor de nube de PaaS asume la responsabilidad de la infraestructura, así como del hardware y los servidores físicos, pero además proporciona el tiempo de ejecución, el middleware y los sistemas operativos necesarios para crear aplicaciones personalizadas.

SaaS

El SaaS es la culminación lógica de la computación en la nube, ya que aborda la gestión de toda la pila y asume la responsabilidad de todos los recursos asociados. Es probable que el SaaS sea la forma más conocida y ampliamente utilizada de computación en la nube para empresas. Y es que ofrece a las empresas acceso a aplicaciones totalmente desarrolladas y mantenidas, a las que normalmente se puede acceder a través de cualquier navegador web estándar (sin necesidad de instalación local).

Si bien la IaaS, la PaaS y el SaaS son las formas más comunes de computación en la nube, también es necesario admitir que los nuevos modelos en la nube (contenedores y ausencia de servidores) se están volviendo cada vez más populares. Estos modelos parten del concepto de alquiler de servidores y máquinas virtuales propio de la IaaS y lo desarrollan un poco más. El resultado final es menos responsabilidades de codificación para los desarrolladores y un nivel de servicio más completo por parte de los proveedores.

Contenedores

A grandes rasgos, un contenedor es una unidad de software independiente que incluye todo el código necesario y las dependencias relevantes para que la aplicación pueda funcionar eficazmente en cualquier entorno informático e incluso pasar de un entorno a otro. En lugar de emular y cumplir con las tareas de las máquinas físicas, los contenedores sintetizan las capas de la aplicación por sí mismos, de modo que los desarrolladores pueden estar seguros de que sus aplicaciones se ejecutarán correctamente en cualquier servidor local o plataforma en la nube.

Informática sin servidores

La informática sin servidores elimina la necesidad de aplicaciones completas. En lugar de que los usuarios deban desarrollar aplicaciones para ejecutarse en la infraestructura proporcionada, dividen los diversos componentes de la aplicación en funcionalidades constituyentes. A partir de ahí, el proveedor crea la aplicación, escala (y cobra) cada función, y asigna la potencia de procesamiento adecuada para garantizar que la aplicación funcione de manera óptima en el servidor. La informática sin servidor se ocupa de casi todo, dejando únicamente la lógica empresarial en manos del usuario.

La IaaS proporciona un enfoque más eficiente sobre los recursos, pero las soluciones sin servidores y los contenedores pueden ser el futuro de la computación en la nube.

Aunque la IaaS proporciona diversas ventajas claras, también presenta una serie de desafíos.

Gestión de costes

Las estructuras de coste de la IaaS son extremadamente granulares. Si bien es cierto que pagar únicamente por lo que la empresa utiliza es una ventaja para evitar costes innecesarios, la cara negativa de esto es que la empresa siempre pagará por todo lo que utiliza. Y cuando cada recurso y servicio tiene una etiqueta de precio asociada, los costes pueden incrementarse rápidamente, lo que puede dificultar la gestión y previsión de costes en las soluciones de IaaS.

Configuración entre pares

Aunque los usuarios de la IaaS tienen la autorización para utilizar los recursos de infraestructura y computación proporcionados, no siempre tienen autorización para examinar la configuración y los detalles de la infraestructura. Esto puede generar problemas de visibilidad y transparencia que dificultan la administración del sistema.

Dificultad para cambiar de equipo

En términos de equipos de operaciones, la IaaS obliga a los desarrolladores a adaptarse para tomar un mayor control sobre las decisiones de infraestructura. A medida que algunas empresas pasan de modelos de proyectos a modelos de productos, suelen ubicar a los encargados de operaciones dentro de los equipos de producto, lo que puede provocar problemas a la hora de gestionar los cambios y las configuraciones.

Posible falta de participación de operaciones

Al permitir que los desarrolladores definan su infraestructura mediante la IaC, las comprobaciones de la configuración de la infraestructura dejan de ser responsabilidad del perfil de operaciones y pasan a formar parte del canal de entrega. La gestión de datos de configuración es una nueva disciplina de canal que se beneficia de enfoques de automatización similares de cara a las pruebas y la seguridad.

Riesgos del proveedor

Por último, pero no menos importante, el uso de una solución de IaaS significa confiar en un proveedor de la nube. Si el proveedor sufre una interrupción o un ataque inesperado, puede afectar negativamente a las empresas que dependen de él.

Explora las API e integraciones de ServiceNow

Integra la IaaS con ServiceNow. Nuestras API, herramientas de integración y capacidades de análisis te ayudarán a abordar los problemas del negocio de forma más rápida gracias a la integración de SaaS, IaaS, sistemas y bases de datos heredados dentro y fuera de la empresa.