¿En qué consiste el ciclo de vida del desarrollo de software (SDLC)?

El ciclo de vida del desarrollo de software es el proceso de planificación, creación, prueba y despliegue de sistemas de información en hardware y software.

El desarrollo de software es el proceso iterativo que se sigue en un proyecto de software y que consta de varias fases para crear y ejecutar aplicaciones de software. El SDLC ayuda a medir y mejorar los procesos, lo que abre la puerta a analizar el desarrollo de software en cada paso del proceso.

El SDLC simplemente describe todas las tareas que son necesarias para crear y desplegar una aplicación de software, reduciendo el desperdicio de recursos y aumentando la eficiencia. La supervisión que se incluye en el SDLC hace que las empresas puedan comprobar que los plazos y los presupuestos se cumplen y que el software sigue siendo una inversión factible. A menudo, el SDLC se describe como un aprovechamiento de los enfoques ágiles o de cascada, y lo cierto es que muchas empresas optan por utilizar una combinación de ambas.

1. Identificar los problemas actuales

ITSM es un enfoque estratégico en la gestión de TI, cuyo objetivo es aportar valor a los clientes. ITSM define claramente las funciones y responsabilidades de cada individuo y departamento con respecto a los servicios de TI. Favorece el aumento de la productividad y la reducción de los costes, y mejora la satisfacción del usuario final.

2. Planificar

Los responsables del proyecto evalúan los términos del proyecto, incluido el cálculo de los costes materiales y de mano de obra, con el fin de crear un cronograma con objetivos. La planificación también debe incluir áreas de retroalimentación de las partes interesadas o de cualquiera que vaya a beneficiarse de las aplicaciones. Es necesario definir con claridad el alcance del proyecto, el propósito de la aplicación y los límites necesarios para evitar que el proyecto cambie o se salga del alcance establecido.

Gráfico que muestra las diferentes partes del ciclo de vida del desarrollo del software.

3. Definir requisitos

El siguiente paso consiste en definir y documentar los requisitos y buscar la aprobación de las partes interesadas. Define lo que tiene que hacer la aplicación, las características que incluirá y los obstáculos que puede haber en el camino. Los recursos también se deben identificar e incorporar en el proyecto para definir los requisitos.

4. Diseñar y elaborar un prototipo

El SDLC incluye una fase de diseño para modelar el funcionamiento de la aplicación y los aspectos de diseño. Algunos de los aspectos pueden incluir:

  • IU: cómo interactuarán los clientes con el software y cómo responderá el software a determinadas entradas.
  • Programación: el lenguaje de programación que se utilizará, así como la forma en que el software solucionará los problemas y realizará las tareas.
  • Seguridad: las medidas que se tomarán para garantizar que la aplicación esté protegida. Esto incluye el cifrado SSL, la protección por contraseña y el almacenamiento seguro de datos.
  • Comunicaciones: definir cómo se comunicará la aplicación con otros activos, como un servidor central.
  • Arquitectura: incluye prácticas de la industria, plantillas, diseño general y lenguajes de programación específicos.
  • Plataformas: describe la plataforma que alojará el software, por ejemplo, Apple, Windows, Android o Linux.

Después de haber definido el diseño, se puede crear un prototipo de una versión inicial del software con el fin de obtener una idea básica del aspecto de la aplicación, de cómo responderá y de sus capacidades. Esta es la fase en la que los programadores reciben retroalimentación de las partes interesadas para aprobar la aplicación. La creación de prototipos es mucho menos costosa que tener que realizar cambios en la fase de desarrollo.

5. Desarrollar software

Esta es la fase del SDLC en la que se escribe el programa en sí, ya sea por un solo desarrollador o por un gran equipo que trabaja en diferentes partes del desarrollo. En el proceso de desarrollo de software, el SDLC puede anticipar problemas que podrían retrasar la producción, como esperar resultados de pruebas o compilar código.

6. Pruebas

Las aplicaciones se deben probar continuamente para garantizar que funcionarán bien en su conjunto, ya que el desarrollo de software suele dividirse en proyectos más pequeños realizados por personas y equipos diferentes. Asegúrate de que cada función se ejecuta como debería y de que cada parte de la aplicación interactúa bien con el resto. Así, reducirás la cantidad de errores que los usuarios pueden encontrarse al utilizar la aplicación, lo que aumentará el uso y generará una mayor satisfacción del usuario.

7. Despliegue

Una vez que se completa la fase de pruebas, la aplicación se despliega, es decir, se pone a disposición de los usuarios. Este paso del proceso puede ser manual o automatizado, dependiendo de la complejidad y las necesidades de la aplicación.

8. Operaciones y mantenimiento

Una vez que la aplicación se ha desplegado y se está utilizando, la fase final detecta aquellos errores que pasaron desapercibidos durante las pruebas y los resuelve, lo que puede iniciar un proceso iterativo.

Existen varios enfoques diferentes para el desarrollo de software, cada uno lo suficientemente diferente como para que una empresa pueda satisfacer sus necesidades con uno de ellos.

Cascada

Del mismo modo que una cascada fluye de manera lineal, el SDLC de cascada es un modelo lineal en el que el desarrollo de software va pasando por cada fase del proceso. Según este enfoque, el paso siguiente no puede empezar hasta que el paso anterior haya finalizado por completo. El SDLC en cascada es una buena opción para que las empresas analicen la continuidad y la viabilidad de cada paso del proceso, lo que puede contribuir a eliminar cuellos de botella o silos.

Agile

La metodología Agile se centra principalmente en las entradas y la experiencia del usuario, lo que puede resolver muchos de los problemas propios de aplicaciones más antiguas, cuyo uso era más engorroso. A medida que el software avanza por el proceso Agile, se actúa sobre la retroalimentación y se trabaja para lanzar el software en ciclos más rápidos con el fin de adaptarse a un mercado cambiante y rápido.

Iterativo

Los desarrolladores de software crean rápidamente una versión inicial del software, que luego se mejora en pequeñas iteraciones. Este es un enfoque que se suele utilizar en aplicaciones más grandes, ya que puede ayudar a poner en marcha la aplicación y satisfacer así una necesidad empresarial más rápidamente.

DevOps

Muy similar a la metodología Agile, DevOps busca mejorar la facilidad de uso y la relevancia de la aplicación al recopilar los comentarios de los usuarios del software durante las fases de diseño e implementación, utilizando siempre la colaboración y la comunicación activa entre los miembros de un equipo reunido para abordar todos los aspectos del producto. En el equipo se incluirán representantes de los roles de operaciones de tecnologías de la información, desarrollo, pruebas y seguridad.

Espiral

La metodología de espiral utiliza el enfoque iterativo de otros modelos en combinación con los procesos secuenciales propios de la cascada. Ofrece la posibilidad de lanzar versiones y mejoras graduales en cada paso de la espiral a medida que el desarrollo pasa por las fases del proceso repetidamente.

Modelo en V

También conocido como el modelo de verificación y validación, el modelo en V aborda los pasos de manera secuencial, pero en forma de "V". Es una extensión del método en cascada, pero en este caso, las pruebas se realizan en cada fase del desarrollo, en lugar de producirse en una sola fase.

Enfoque radical

En el modelo radical, prácticamente no hay planificación ni procesos. El proceso se inicia con la inversión y los recursos necesarios, y después se genera el software que, con suerte, cumple con los requisitos del cliente. Este modelo se utiliza generalmente para proyectos muy pequeños con equipos de tamaño reducido que no requieren procesos ni estructuras formales.

El SDLC proporciona un objetivo centralizado por adelantado, que todos entienden y con el que están de acuerdo. Se genera así un plan claro para el desarrollo, que incluye los recursos y los costes asociados, y a través del cual se pueden asignar funciones para garantizar la correcta ejecución del plan.

Control de fuentes

El control de fuentes mantiene todo el código en una sola ubicación para asegurar el funcionamiento del código. Puede tratarse de una ubicación física o de una ubicación virtual en la que los usuarios pueden iniciar sesión en un entorno de nube cifrado.

Integración continua

Asegúrate de que cada componente del activo sea compatible de manera consistente durante todo el ciclo de vida. La integración continua garantiza que todos los miembros del equipo evitan conflictos y duplicados mediante el uso de lenguajes y bibliotecas de programación similares.

Sistemas de gestión del SDLC

Aporta transparencia a los sistemas en cada fase del proyecto y en el proyecto en su totalidad. Los sistemas de gestión de SDLC controlan cada etapa y agregan análisis, sistemas de gestión del trabajo y el seguimiento de errores para mejorar aquellas partes del ciclo que no funcionan de un modo eficiente.

El ciclo de vida del desarrollo de software es un proceso excelente que puede ayudar a los equipos durante el proceso de desarrollo y despliegue de software, incluidas las correcciones necesarias, mediante el uso de las mejores prácticas y metodologías.

Capacidades que se expanden con tu empresa

Amplía el éxito de DevOps al resto de la empresa. Elimina el riesgo de ir rápido y minimiza las fricciones entre el desarrollo y las operaciones de TI.