¿Qué es EAM?

La gestión de activos empresariales (EAM) es la combinación de servicios y sistemas que controlan activos y equipos para utilizar los activos para la productividad y el coste.

Gestión de activos empresariales

La gestión de activos empresariales (EAM) combina sistemas, servicios y software para controlar activos y equipos. El objetivo es optimizar el uso de activos para una mejor productividad y gestión de costes. "Empresariales" se refiere a los activos en todos los departamentos que respaldan el resultado final de funciones como adquisiciones, inventario y RR. HH.

Idealmente, EAM optimiza la gestión de activos a lo largo del ciclo de vida, gestiona la productividad y reduce los resultados operativos. El propósito es obtener una imagen más amplia de las metas y los objetivos contabilizando las habilidades de los trabajadores, las tareas de RR. HH. y la información de los activos. EAM generalmente implica el mantenimiento de activos, la gestión de la cadena de suministro y la gestión del trabajo.

Si bien EAM y los sistemas de gestión del mantenimiento computarizados (CMMS) tienden a estar asociados, son funcionalmente diferentes en su enfoque centralizado del proceso de gestión del mantenimiento. EAM administra los activos y respalda su rendimiento de principio a fin, incluidas las órdenes de trabajo, el inventario, la documentación asociada y el posible mantenimiento.

Los dispositivos conectados a través del Internet de las cosas (IoT), como sensores, vehículos y máquinas, pueden ayudar con la incorporación de sistemas de análisis e inteligencia artificial (IA) a EAM. Esto ayuda a recopilar conocimientos para mejorar las prácticas, tomar decisiones informadas, mejorar la eficiencia y realizar un mantenimiento preventivo eficaz.

Software EAM

EAM tiene futuro en la nube con los servicios SaaS, ya que las organizaciones están migrando rápidamente a la nube y a los servicios que se administran desde una ubicación centralizada, lo cual es ideal para la gestión de activos. Las necesidades de datos se pueden satisfacer más fácilmente utilizando software en la nube, ya que hay flexibilidad en las opciones de almacenamiento y la expansión del almacenamiento.

Se debe aplicar un sistema EAM para mejorar la planificación, la ejecución, el rastreo y la optimización de activos y materiales. A veces, EAM se puede comparar con los sistemas de gestión del mantenimiento computarizados (CCMS), pero existe una clara diferencia entre los dos a pesar de sus objetivos superpuestos. El software EAM y su visión holística pueden dar cuenta de la gestión de materiales MRO, la gestión del ciclo de vida de los activos, la gestión de las órdenes de trabajo, la gestión de los contratos de servicio, la gestión laboral, la gestión financiera y el análisis.

Las organizaciones pueden evaluar, rastrear, optimizar y administrar activos, incluidas su fiabilidad y calidad, utilizando EAM, que es crucial para las operaciones y el resultado final. Hay varios tipos de activos, que incluyen flotas, equipos, maquinaria, canales y equipos estándar necesarios para la producción y la automatización. Hay prácticas recomendadas para ayudar a los equipos a trabajar en un entorno complejo con mayor control y eficiencia.

Cada día, las organizaciones buscan mejores formas de gestionar sus activos empresariales, sobre todo a medida que aumentan el valor y el interés en los activos. Las leyes y los reglamentos tienen requisitos detallados sobre la gestión de activos, incluidas las cuestiones de privacidad y accesibilidad. Existe un alto riesgo de no contabilizar los activos, sus costes, su paradero y su documentación. Este es un gran incentivo para aplicar EAM a todo tipo de prácticas de gestión de activos a todos los niveles. EAM le da a las empresas la oportunidad de obtener información en tiempo real sobre los activos a medida que se aplican a los ingresos de la empresa y las necesidades operativas. EAM ayuda a las organizaciones:

  • A maximizar la utilización de activos: IoT y las herramientas analíticas pueden proporcionar datos en tiempo real para extender la fiabilidad y la vida útil de los activos físicos, así como informar sobre cualquier mantenimiento preventivo que pueda ser necesario.
  • A gestionar la infraestructura y los activos obsoletos: estrategias más informadas mediante la gestión de riesgos en los procesos empresariales para la gestión del ciclo de vida de los equipos.
  • A resolver los problemas antes de que sucedan: el software EAM puede tener medidas preventivas para el mantenimiento del equipo a fin de mantener las operaciones continuas y estables para las interrupciones preventivas.
  • A monitorizar los activos de forma inteligente: los datos se pueden agregar a través de los departamentos para optimizar las alertas y la toma de decisiones. La monitorización impulsada por IA puede proporcionar información sobre el estado de los activos.
  • A centralizar la información de los activos: la ubicación de un activo se puede notificar a los administradores de mantenimiento, y los flujos de trabajo de los activos cruciales se automatizan para que sean más accesibles.
  • A mejorar la gestión del mantenimiento: el rastreo de activos tiene preocupaciones complejas en materia de salud, seguridad y entorno. La IA, la IoT y los análisis pueden mejorar el mantenimiento para optimizar estas condiciones.
  • A consolidar las aplicaciones operativas: todos los activos se pueden gestionar desde un único sistema de tecnología, que estandariza los procesos para un funcionamiento ideal en la empresa y en múltiples equipos.

Gestión del ciclo de vida de los activos

Todos los activos y los datos asociados se pueden documentar y almacenar en una ubicación de fácil acceso para modificarlos o crear informes. Los activos se pueden gestionar a lo largo de todos los pasos del ciclo de vida de la gestión de activos, lo que ofrece flexibilidad.

Gráfico que muestra las características y funciones de la gestión de activos empresariales (EAM).

Planificando

Los procesos de trabajo deben planificarse y programarse para que funcionen mejor y se completen. Los recursos se utilizan mejor cuando todos los pedidos se pueden ver fácilmente en diagramas de Gantt, que ayudan con la navegación a través de los detalles de los pedidos y las necesidades correspondientes.

Gestión de la orden de trabajo

Rastrea y diagnostica cuidadosamente las órdenes de trabajo y los problemas asociados, analiza rápidamente las necesidades y entrega la orden de trabajo al equipo adecuado para elaborar un producto final. Supervisa también la programación, los activos, los empleados y contratistas involucrados, y rastrea el trabajo a lo largo del proceso.

Gestión de materiales de mantenimiento, reparación y operaciones (MRO)

Los materiales y sus demandas pueden entenderse mejor si las piezas se gestionan correctamente dentro de una instalación, tanto de manera automática como manual. Puede haber una mejor supervisión de los costes y la gestión de inventarios y aprovisionamientos. Las formas de gestión de MRO incluyen manejo de materiales, mantenimiento de equipos, herramientas y consumibles, reparación de infraestructura y reparación de equipos de producción.

Gestión laboral

A los empleados y contratistas se les puede formar, certificar y evaluar cuando son responsables de la gestión de activos. También se pueden rastrear a través de las órdenes de trabajo necesarias, el mantenimiento y la asociación con los activos.

Gestión financiera

Analiza los costes de trabajo y encuentra el software financiero adecuado para la gestión de los gastos y la contabilidad del proyecto. Los sistemas EAM pueden analizar las órdenes de trabajo, el coste de producción, el coste del tiempo de inactividad, los escenarios de emergencia y el mantenimiento predictivo que a menudo es costoso cuando no se anticipa adecuadamente.

Informes y análisis

Los problemas con los activos se pueden detectar antes de que se conviertan en problemas mayores y se puede administrar el mantenimiento predictivo. Una instalación podrá tomar decisiones más informadas mediante la recopilación de los indicadores clave de rendimiento de toda la instalación, la ejecución de informes y el análisis de los informes para obtener una vista analítica integral.

Si bien a menudo se asocian entre sí debido a su grado de uso para el mantenimiento y la gestión, existen diferencias clave entre CMMS y EAM.

¿Qué es CMMS?

CMMS, o sistema de gestión del mantenimiento computarizado, supervisa principalmente las operaciones y el mantenimiento a lo largo del ciclo del activo, o el momento en que el equipo se está usando de manera activa. Algunas de las funciones principales incluyen la gestión del inventario y las órdenes de trabajo, el seguimiento de los activos y la programación del mantenimiento.

En el núcleo de un CMMS, se encuentra una base de datos con un modelo que organiza los datos sobre los activos y las necesidades de mantenimiento al tiempo que contabiliza el equipo y los materiales. Una base de datos CMMS permite:

  • El registro de activos: almacena información sobre activos como números de serie, posiciones, costes, códigos, estadísticas sobre el rendimiento, documentación como vídeos e imágenes, disponibilidad y datos recopilados de los sensores de IoT.
  • El mantenimiento preventivo: organiza los activos que están bajo diferentes órdenes y, luego, programa el mantenimiento preventivo según sea necesario. Las órdenes de trabajo para el mantenimiento se pueden automatizar en función del tiempo, el uso de un activo o una cantidad de tiempo preestablecida para el ciclo de vida de un activo.
  • La creación de informes: recopila, analiza y notifica sobre la información recopilada de los activos, como la disponibilidad, el rendimiento, el inventario de MRO y las necesidades de mantenimiento. Los informes pueden cubrir cualquier cosa, desde la disponibilidad de activos hasta los costes de mano de obra y materiales, el uso de materiales y las evaluaciones de los proveedores.
  • Inventario: administra el inventario y los costos, reabastece automáticamente o administra proveedores.
  • Gestión de órdenes de trabajo: recopila información sobre las órdenes de trabajo, incluido el número, la descripción, el tipo, la causa, las personas asociadas y los materiales necesarios para la orden de trabajo. La gestión de las órdenes de trabajo también puede incluir programar a los empleados, asignar las necesidades de las órdenes de trabajo, revisar el estado de las órdenes de trabajo, adjuntar información o documentación asociada y reservar el equipo necesario para su uso.

La diferencia entre CMMS y EAM

CMMS y EAM se suelen usar indistintamente. Si bien sus objetivos y funciones son ciertamente similares, existen importantes diferencias entre los dos. Las soluciones EAM abarcan capacidades CMMS, pero no todas las herramientas CMMS tienen funcionalidades EAM. Los sistemas EAM son un sistema más completo y sofisticado que CMMS. CMMS puede ser una solución apropiada para empresas de menor tamaño y EAM es más apropiado para empresas más grandes a las que las estructuras CMMS ya les quedan pequeñas. Sin embargo, en última instancia, depende del uso previsto del sistema y de los activos contabilizados.

Un sistema EAM maneja activos más grandes y complejos en aplicaciones y ubicaciones. Puede contabilizar órdenes de trabajo, costes, informes e inventario. El software CMMS maneja la planificación y parte del mantenimiento predictivo, momento en el que un sistema EAM podría ser útil para el mantenimiento predictivo o las recomendaciones analíticas basadas en la información recopilada por el sistema CMMS centralizado, asumiendo que se usen en conjunto.

EAM es relevante en varias industrias, que incluyen:

  • Servicios públicos y energía: la transmisión de servicios de empresas de servicios públicos y de energía requiere activos como líneas eléctricas y tuberías, que deben adaptarse a la programación y la información geoespacial.
  • Minería y petróleo: estas industrias ponen mucho énfasis en la seguridad, el cumplimiento, la fiabilidad y el rendimiento en sus flujos de trabajo. Los costes se pueden reducir con prácticas estandarizadas y mejoradas de mantenimiento con EAM.
  • Fabricación: EAM forma parte de la gestión general de procesos para los sectores de fabricación, que incluye defensa, electrónica, productos industriales y automoción. Puede rastrear el ciclo de vida de un producto y administrar los requisitos.
  • Transporte: la logística y los servicios funcionan mejor con una aplicación EAM, ya que proporciona detalles sobre el inventario y los activos. Dichos usos pueden incluir administración de combustible, repuestos, horarios de bahías y registros de conductores.
  • Energía nuclear: las organizaciones enfatizan la importancia de EAM para administrar los activos con el fin de respaldar las regulaciones, incluida la administración detallada del estado, las escaladas, las firmas electrónicas y los flujos de trabajo.
  • Asistencia sanitaria: EAM ayuda a gestionar las relaciones entre la preparación del equipo y las instalaciones. También puede ayudar a ubicar activos, cumplir con los informes, integrarse con los sistemas de información de salud y monitorear las condiciones de las instalaciones.
  • Ciencias biológicas: ayuda con el monitoreo de instalaciones, activos móviles y equipos. Esto también es importante para cumplir con los requisitos reglamentarios cruciales.

Descubre las posibilidades

Automatiza en una sola plataforma el ciclo de vida de un extremo a otro de las licencias de software, los activos de hardware y la nube.